PROYECTO y SENTIDO

Publicado el Deja un comentario

“Los pensamientos y vivencias que tenían los padres en el momento de la concepción de sus  hijos, gestación y nacimiento pueden estar influyendo en la vida que tienes hoy.”

El psicólogo francés Marc Frechét  decía que “ antes de ser concebido, el bebé es ya una idea pre-concebida”. Lo que sucede en la vida de nuestros padres (pensamientos, deseos, sueños, expectativas de vida, situación en general), nueve meses antes y en el momento de la concepción, va a determinar nuestra vida posteriormente.

El  proyecto/sentido es una expectativa inconsciente colocada en el niño y que se orienta a reparar los sufrimientos del árbol genealógico. La búsqueda inconsciente de los padres y de todo el árbol genealógico relacionada con el niño está ligada con la totalidad del mito familiar, a fin de sobrevivir y adaptarse lo mejor posible al mundo que lo rodea.
El niño deberá, desde su vida intra-uterina, absorber toda la historia del linaje al que intenta pertenecer.
Llegará al mundo con el bagaje de los sueños e ideales proyectados de manera inconsciente en su persona, con todo lo que ello implica a veces en términos de culpabilidad, sufrimiento e inferioridad, búsqueda de la perfección, etc.

En gran medida estos proyectos que nuestros padres nos transmiten en el momento de la concepción de acuerdo a lo que ellos están viviendo, pensando y sintiendo, son proyectos dolorosos y difíciles de llevar. Y los vamos a cumplir de manera automática e inconsciente sin darnos cuenta.

En la técnica llamada “Volver a nacer” O “Reprogramación del nacimiento”  vamos al momento de la concepción, revivimos y recordamos lo que pasó en esos momentos entre nuestros padres y que sin darse cuenta nos transmiten y se queda grabado en nuestras células.

Un viaje inolvidable: La Vida – Noelia Bonifaccio

Publicado el Deja un comentario

Un viaje inolvidable: La Vida – Noelia Bonifaccio

March 11, 2018

|

Noelia Bonifaccio

 

Considero que la vida es la mejor escuela y la experiencia una maestra insuperable. Que los sucesos y acontecimientos que atravesamos nos permiten pulir nuestra esencia.

Llevo años trabajando ese diamante. Desde que tengo uso de razón. Puesto que considero que fui muy temprana en los aspectos metafísicos de la vida. En ocasiones, lo hago de manera consciente; en otras ocasiones, es la misma Vida quien me trae sus enseñanzas. El destino entra sin llamar y sin avisar. Irrumpe inesperadamente en nuestros quehaceres cotidianos, aparentemente normales. Aparentemente, puesto que solo la Vida sabe lo que nos toca vivir. Nos empeñamos, nos aferramos a lo conocido; e inesperadamente: el cambio. Podemos ver el cambio como una transformación, como una mutación, como una nueva liberación.

Pero tendemos a verlo como algo que nos desestructura, que nos aterra y nos causa dolor.

El ego habla con toda su expresión:

–No me toques. Déjame. –dice el ego
–Soy la Esencia. Soy el Ser.
–No me cambies. Estoy seguro. Tú eres muerte –dice el ego.
–Soy la transformación. La mutación y la Creación. Yo soy el que no tiene límites. El que no tiene espacio porque lo ocupa Todo. El que no tiene nombre porque los posee todos. Soy el inflexible. El inmutable. El que nunca muere. Yo soy la vida eterna.

Recuerdo perfectamente aquella noche de verano. Era adolescente. Me encontraba en la cama. Esperando el sueño. Y me acompañaba una figura llamada, Miedo. Recordándome lo efímera que era la vida. Lo insignificante que éramos ante la muerte. Fue entonces cuando me di cuenta. Es difícil describir la sensación que tuve aquella noche. De repente, fue como un recuerdo olvidado. Algo dentro de mí me recordó que no existe la muerte tal y cómo me habían enseñado. La muerte tanto física como psicologica solo es el principio de una nueva etapa. Aquello fue muy revelador. Puesto que fue la noche en la que mi compañero, llamado Miedo, se alejó de mí.

Hoy, en ocasiones, hace acto de presencia. Nos miramos frente a frente y le invito a salir. Así es como he vivido todas mis muertes en vida. Como una nueva transformación. Así es como el simple carbón se convierte en joya.

Yo viví un cáncer hace unos años y hoy acompaño a pacientes oncológicos en Barcelona. Mi intención es darles las herramientas necesarias para curar las heridas emocionales que subyacen bajo de la enfermedad.

El cáncer no es una desgracia, un enemigo que se tiene que combatir a cualquier precio, ante el que hay que resignarse. El cáncer es la punta de un iceberg. Una mínima parte de una realidad oculta, que emerge para evitar la colisión.

No debemos olvidar que somos una integración de varios cuerpos.

F El cuerpo físico, el cual la sociedad sabe cómo atender con los estereotipos sociales de vida sana. Sabemos qué hacer para cuidar nuestro cuerpo. Lo ejercitamos, lo alimentamos, lo cuidamos. Pero, ¿sabemos cuidar nuestros otros cuerpos?

M  El siguiente nivel, que hay que atender es nuestro cuerpo mental. Dejamos que éste se llene de creencias y estas creencias se convierten en nuestra forma de ser. Pero nunca nos detenemos a ver qué creencias estructuran nuestra personalidad. Si éstas nos limitan en nuestro crecimiento vital o, si por el contario, generan crecimiento. Desatendemos aspectos tan importantes como la autoestima, los límites, los valores y los objetivos.

EM El siguiente es el cuerpo emocional. Expresión del inconsciente. Es el lenguaje de nuestro cuerpo. La atención y el cariño que nos damos. Emociones que vienen asociadas con las sensaciones corporales. Todos albergamos todas las emociones. Todas están en nosotros. No podemos rechazar aquello que conforma parte de nuestra esencia. La inteligencia emocional radica en escucharnos. En oírnos de un modo especial. Sin juicios, sin críticas, en definitiva, sin ego.

ES Y por último, el cuerpo espiritual. La energía que subyace en nosotros. Esa energía que se genera en cada átomo. Como la energía del imán que atrae partículas de hierro y las aglutina en un solo espacio, nuestro cuerpo. Y cada célula formando una comunidad que trabajan por y para un fin. La vida. Hay un principio que dice: “la energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma”. Si en realidad, y hay evidencias científicas, somos energía ¿por qué tememos morir? ¿Y si la muerte es la transformación de una nueva realidad? No importa la creencia que tengas. No se trata de religiones. Se trata de tu verdadera naturaleza. Si atendemos al principio de la energía que subyace a todo ser. Si esa energía es la misma en todos nosotros. ¿Para qué las etiquetas? ¿Para qué las comparaciones? ¿Para qué las peleas?

Mi propósito es aunar todos los cuerpos. Que la persona aprenda a gestionar sus emociones, escuchar sus sensaciones, controlar sus pensamientos negativos y alimentarse con equilibrio interno.

Todo en perfecto estado metabólico. Si nuestras células son los habitantes de nuestra comunidad, llamada cuerpo, debemos darles el equilibrio necesario para que su funcionamiento sea óptimo.

Si hay crisis, estrés y malestar, el ambiente interno no es satisfactorio para curar la enfermedad.

Científicamente sabemos que el cáncer comienza en una célula que ataca nuestro cuerpo, ya no sigue su función natural del código genético porque se reproduce sin cesar, adquiere cada vez más espacio y lo destruye todo a su paso.

La célula cancerosa no conoce límites. Cuando el cáncer reaparece se cree que las células han desarrollado resistencia y que la enfermedad es más virulenta.

En la terapia que aplico a mis pacientes, el encuentro con su ser, con su esencia, con su autoestima, es vital. Llegan perdidos y se van con esos abrazos tan calurosos que a mí también me devuelven a la vida.

¿Y si abandonamos la autocrítica, dejamos de hacernos daño y empezamos a vivir hacia adentro, con amor, con respeto, con cariño y con compasión hacia nosotros mismos? ¿Y si empezamos a escucharnos y a atendernos como realmente nos merecemos?

¿Y SI ERES EL CAMBIO QUÉ QUIERES VER EN EL MUNDO?

Muchas gracias Noelia Bonifaccio!! Escuela de Descodificación Biológica Original –  Angeles Wolder

El mensaje de un Accidente

Publicado el Deja un comentario

Definición: Suceso violento involuntario producido por un agente externo. Accidente automovilístico, accidente en el hogar, accidente laboral… Como resultado se produce una lesión corporal.

Técnico: Conflicto de desvalorización. Dirección equivocada o contradictoria.
Sentido biológico: Parar o cambiar algo “de golpe”, de forma forzada. No estamos haciendo caso a un mensaje determinado de nuestro inconsciente y el accidente es un aviso abrupto, seco y conciso. Nos revela un programa biológico, personal o heredado o impide que sigamos por un camino marcadamente incorrecto para nuestro inconsciente biológico. Los accidentes nunca son casualidad. El lugar, la lesión, las partes afectadas, la fecha… todo puede tener importancia. En el caso de herida debemos añadirle el sentido de “rabia contenida contra uno mismo”.

Conflicto: Depende del tipo de accidente. Suele estar directamente relacionado con la culpabilidad, la incapacidad por hacerse valer o la rebelión contra la autoridad. Normalmente son problemas no resueltos que necesitan una revisión urgente.

Claude Sabbah aboga por prestar atención a los “ciclos biológicos celulares memorizados” o a la importancia de la fecha en relación a un conflicto personal o del clan de gran relevancia. Si se trata de un accidente violento, debemos prestar mucha atención, también, a las creencias que tenemos con respecto a la violencia y su función.

ACCIDENTE DE TRÁFICO
Definición: Accidente de circulación donde se ve involucrado uno o más vehículos móviles.
Técnico: Conflicto de desvalorización. Dirección equivocada o contradictoria.

Sentido biológico: El mismo sentido que los accidentes, pero añadiendo que nuestro vehículo es una representación de nuestro cuerpo, y el otro u otros vehículos, cuerpos cercanos en nuestra vida. También puede representar al útero materno.

Conflicto: Además nos fijaremos en los daños en el coche y su simbología (ruedas=movimiento, dirección=dirección, luna=visión frontal, retrovisor=visión por detrás…).

ACCIDENTE DEPORTIVO / DOMÉSTICO
Definición: Accidente con lesiones en un entorno deportivo o en acciones de realización cotidiana en el hogar. La casa la igual que el automovil representan simbólicamente al útero.

Técnico: Conflicto de desvalorización. Dirección a la que nos obligamos.

Sentido biológico: El mismo sentido que los accidentes ,  pero centrando el programa o conflicto en una exigencia exagerada hacia nuestro cuerpo, o hacia un movimiento o una postura equivocada en su forma o su simbología.

Conflicto: Nos estamos forzando a ir en una dirección determinada. Decimos “esto no debo o no puedo hacerlo” pero lo hacemos o lo seguimos intentando por “obligación”. “Sé que no lo puedo conseguir, que no soy suficientemente bueno, que es algo imposible… pero debo seguir intentándolo”. Siempre buscando el sentido de la parte afectada.

ACCIDENTE LABORAL
Definición: Accidente relacionado con el trabajo o con una obligación social.

Técnico: Conflicto de desvalorización. Dirección equivocada o contradictoria.

Sentido biológico: El mismo sentido que los accidentes, pero centrando la búsqueda del conflicto en la relación con el trabajo (o en relación al padre, que es el arquetipo relacionado con el trabajo).

En el caso de herida debemos añadirle el sentido de “rabia contenida contra uno mismo”.

Conflicto: Siempre hay un ambiente de “lucha” del que debemos identificar el conflicto. Para identificar el conflicto fijarse en las frases hechas relacionadas: “quemarse la lengua”, “quemarse los dedos”, “dar trompicones”, “herirse en la propia carne”, “resbalar”, “topar”, “caer-se”, “dar un revés”, “caer mal”, “poner la zancadilla”… Buscar el doble sentido puede traer luz a la búsqueda. Seguir la búsqueda en relación al sentido de la parte afectada.